Inicio /

Psicología General Sanitaria

La profesión de psicólogo general sanitario puede ser considerada como una labor con un gran componente vocacional. Además, trabajar como profesionales que contribuyan a ayudar a los demás, favorecer la promoción de la salud y mejorar de la calidad de vida de las personas, puede convertirse en una de las actividades más enriquecedoras a nivel personal que puedan realizarse. Pero al mismo tiempo, es una profesión que requiere un gran compromiso, constancia e implicación para desarrollarse adecuadamente.


En primer lugar, se conceptualizará la psicología sanitaria y su relación con la psicología clínica y la psicología de la salud. Actualmente, la salud se entiende como el nivel más alto posible de bienestar físico, psicológico y social, y de la capacidad funcional, que permitan los factores sociales en los que vive inmerso el individuo y la colectividad (Salleras, 1985). Desde esta forma de entender el concepto, en un estado de salud están implicados factores personales, grupales, sociales y culturales que son determinantes, tanto en el origen, mantenimiento, evolución y pronóstico, del proceso de enfermar (Rodríguez-Marín y Neipp, 2008; Rodríguez-Marín, López-Roig y Pastor, 1988).


A partir de esta noción surge la psicología clínica y de la salud, conceptualmente separadas en sus inicios, pero con fuertes confluencias y similitudes en la actualidad; y sobre todo, en los que se refiere en la práctica profesional. En las siguientes líneas se desarrolla estos conceptos: psicología clínica, psicología de la salud y psicología general sanitaria.


Según el Colegio Oficial de Psicólogos (1990): La psicología clínica es una especialidad de la psicología que se ocupa de la conducta humana y los fenómenos psicológicos y relacionales de la vertiente salud-enfermedad del campo de la salud en los diversos aspectos de estudio, explicación, promoción, prevención, evaluación, tratamiento psicológico y rehabilitación, entendiendo la salud en su acepción integral (biopsicosocial), todo ello fruto de la observación clínica y de la investigación científica, cubriendo los distintos niveles de estudio e intervención: individual, de pareja, familiar, grupal, comunitaria y esto en relación al nivel especializado de los servicios de salud mental.


Por otro lado, la psicología de la salud, es un término que empieza a utilizarse a partir de los años 70. Para poder conceptualizarlo habría que partir de la definición de salud aportada por la Organización Mundial de la Salud (1948, p. 100) como «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades», definición que no ha sido modificada desde entonces.

Lo que sugiere que, en la figura de psicólogo general sanitario, queden recogidas las actividades propias tanto de la psicología clínica y de la psicología de la salud, tal y como han sido definidas previamente.
Por lo tanto, que el profesional disponga de competencias en ambos campos de estudio, que sean aplicados en su práctica clínica”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies